fbpx Maintaining Digestive Health | Mylanta®

Problemas de la salud digestiva

Mylanta ofrece esta información para ayudarle a conocer más detalles sobre los problemas de la salud digestiva, su tratamiento y los productos disponibles para aliviar sus síntomas.

Si bien muchos de los problemas de la salud digestiva son comunes y fáciles de tratar con la medicina aquí mencionada, algunos síntomas estomacales pueden ser señales de problemas más serios.

Esta información no sustituye la lectura de la información presentada en la etiqueta del producto. Consulte siempre con un médico cuando tenga cualquier pregunta o preocupación respecto a su salud digestiva.


La acidez y la indigestión ácida
Las causas de la acidez son muy comunes, y hacen que muchas personas tengan agruras estomacales y otros síntomas de la indigestión ácida. Los cambios en la dieta, el estilo de vida y otras medidas para prevenir la acidez pueden ayudar a reducir o eliminar su acidez.

Si usted necesita tratamiento para la acidez, hay disponible una amplia variedad de remedios de venta sin receta médica. O, quizás necesite buscar la opinión de un médico para problemas más serios.


Gases
Otro problema digestivo común es la hinchazón, presión y malestar del exceso de gas. Las causas del gases son comunes y corrientes, tales como el tragar aire, algunas comidas y bebidas diarias, falta de entonación muscular, fumar, masticar chicle e incluso usar ropa muy apretada. A veces puede necesitarse medicina para expulsar el exceso de gas que queda atrapado en su estómago y sus intestinos.


Diarrea
Cuando todo funciona correctamente, las células que revisten el intestino delgado absorben nutrientes y agua a medida que la comida y el líquido se desplazan. Usted tiene diarrea cuando las células irritadas evitan la absorción de nutrientes y agua o a veces cuando hacen que sus intestinos muevan las cosas demasiado rápido.


Intolerancia a la lactosa
Si usted siente malestar estomacal después de comer productos lácteos, usted puede ser intolerante a la lactosa. Se calcula que uno de cada cinco americanos son intolerantes a la lactosa. El problema comienza si su cuerpo no tiene la capacidad de digerir lactosa, el azúcar contenido en los productos lácteos, tales como la leche, helado, yogur y queso. La lactosa no digerida puede ocasionar exceso de gas, hinchazón, diarrea y otros problemas.

Share CloseEmail to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest